LAS DOS FINALES SE VAN AL SÉPTIMO

MVP: Kevin Durant – Cleveland Cavaliers (39 puntos, 11 rebotes, 3 asistencias y 1 tapón)

Pues siguen los problemas de los Magic para frenar a Durant y en el 6º partido les ha vuelto a hacer un traje, tras terminar con 39 puntos y un 70% en tiros de campo, 11 rebotes, 3 asistencias y 1 tapón en 36 minutos de juego. Sabonis no puede con él y las ayudas tampoco son suficientes, así que está siendo el factor desequilibrante de esta final.

Los finalistas se deciden en el 7º partido

Jazz y Cavaliers lograron las victorias en el 6º partido y ambas Finales de Conferencia se decidirán en el último, dejando clara la igualdad existente entre los 4 equipos aún en liza en estos playoffs. El próximo viernes conoceremos a las dos franquicias que se jugarán el anillo esta temporada.

Casi nada cambio en la serie entre Jazz y Spurs, con triunfo local de forma más o menos cómoda, aunque no con tanta ventaja como en partidos anteriores. Primer cuarto igualado en el que el final tomaron ventaja los locales (+7), pero eso no sirvió para tranquilizarse y un mal segundo cuarto de ambos, dejó la diferencia en 6 puntos. El tercero fue el más desequilibrante, ya que a la ventaja que tenían añadieron otros 11 puntos que si parecieron definitivos. Con el partido más o menos encarrilado, sestearon un poco en los últimos minutos y los Spurs maquillaron el marcador. Tatum y Harden fueron los que dieron vida a los Jazz, mientras en los texanos lo intentaron Jokic y Markkanen.

No sin sufrimiento, los Cavaliers han logrado lo más difícil, que era igualar el 0-3 que tuvieron en contra y lo han hecho a domicilio y después de un partido que tuvieron muy a favor, que después se complicó y que finalmente decantaron de su lado con un brillante Kevin Durant. Los 10 puntos de ventaja tras el primer cuarto parecían indicar lo que querían los Cavaliers, que no era otra cosa que un triunfo cómodo. En el segundo se complicó un poco, pero en el tercero las cosas se pusieron peores, llegando a ir por detrás en el marcador. No obstante, mantuvieron la sangre fría, supieron girar la situación y llegar al último cuarto por delante, donde en un gran ejercicio de supervivencia, consiguieron doblegar a unos Magic que no lo pusieron fácil. De nuevo Durant fue decisivo, con un James que volvió a ejercer de escudero. En los Magic, Brown fue el más destacado.